Logo OPP solo sigla
Inicio / Noticias / Mi mamá me abriga


03 June, 2015

Plan Invierno para Crecer de UCC

Mi mamá me abriga



Mi mamá me abriga El marco de su plan “Invierno para crecer” la dirección Uruguay Crece Contigo del MIDES ya entregó en todo el país una primera tanda de 600 cunas y casi 4000 enteritos de abrigo.

Ya se está entregando una segunda partida de cunas y se continúa con la distribución de enteritos para abrigar a la población menor a doce meses que participa del programa. Silvia vive en el asentamiento Servando Gómez, en la Cruz de Carrasco, y fue una de las primeras en recibir la cuna y el enterito para su bebé.

Silvia tiene 29 años y es mamá de Luciana, de siete meses. Además tiene tres hijos más de 12, 10 y 7 años. Se enteró de Uruguay Crece Contigo (UCC) a través de los vecinos de Servando Gómez, y de otras mamás que ya estaban en el programa y le avisaron para que se sumara.

Anabella, su partera, le hizo el contacto cuando Silvia se enteró que estaba embarazada. Así fue que quedó dentro de la modalidad “Buen comienzo” de UCC, que se enfoca en la captación temprana del embarazo.

Silvia asistió a los talleres para embarazadas que se dictan cada quince días en el salón de la policlínica, ubicada a unas tres cuadras de la entrada al asentamiento. En los talleres enseñan cómo cuidarse y cuidar el embarazo a través de dinámicas y juegos.

La siesta de Luciana

En puntas de pie ingresamos a la vivienda de madera construida sobre pilares. En un rincón del ambiente un perro y un gato se disputaban la calefacción de dos tubos de cuarzo. Junto a la ventana con cortinas, en otro rincón en penumbras para no perturbar su sueño, estaba Luciana, disfrutando de la practicuna que le entregó UCC.

“Está un poco engripada” se excusó la mamá, y continuamos la nota afuera, mientras los primeros rayos del sol arrancaban vapor de la ropa tendida en la soga, en esa mañana fría con mucha humedad. Silvia explicó que la vivienda de madera se la proporcionó Techo Uruguay unos cinco años atrás, y que ella la usa como cocina y estar. Puso la cunita de Luciana en ese ambiente porque su mamá está reformando la casa y tuvo que hacer obras en una pared de la vivienda de su hija, que usará como apoyo.

La casa original de Silvia es de bloques y ahí están ubicados los cuartos. En general Luciana tiene la cuna junto a la cama de sus padres, que tienen que levantarse cada madrugada y salir a la cocina para calentar la mamadera, ya que Luciana toma complemento. Ambos se turnan en la tarea y Silvia destaca la actitud de su marido en ese sentido.

Todo de nuevo

Silvia contó que, como su hijo menor ya tiene siete años, con Luciana fue como empezar de nuevo. El equipo técnico de UCC la ayudó con el papeleo y actualmente recibe una canasta del INDA y tiene la Tarjeta Uruguay Social.

Cuando se enteró de que estaba embarazada, fue un momento complicado, según cuenta Silvia. Su marido se había quedado sin trabajo y la noticia de que estaban esperando un bebé los tomó por sorpresa.

Pero todo fue mejorando con la llegada del equipo de UCC. Silvia fue una de las primeras mamás en recibir la cuna, que llegó cuando Luciana tenía dos meses. Recibió el kit completo de estimulación para su bebé que incluye, además de juguetes didácticos, una alfombra para jugar en el piso y un CD que ella y Luciana disfrutan mucho. “Algunas canciones las conocía de cuando mis hijos iban al CAIF”, comenta.

El enterito le vino bárbaro para salir con su bebé a hacer los controles. “Como era la única embarazada en la familia en ese momento, no tenía nada”, cuenta Silvia. Al rato de estar conversando fue a buscar a Luciana quien, todavía con cara de dormida, lució su “astronauta” rojo para la foto.

Más que abrigo

La participación en el programa Uruguay Crece Contigo la ayudó a estrechar el vínculo con las otras mamás del barrio. Además, según Silvia, decir “vengo de Uruguay Crece Contigo” le abrió muchas puertas; “te atienden de otra manera”, dice.


Gracias a UCC Silvia cuenta con ayuda no sólo material para ella y su bebé, también la orientan para que elabore un proyecto de vida. Las mamás de UCC son asesoradas para que se coloquen, si así lo desean, un dispositivo anticonceptivo subcutáneo, método seguro y moderno de planificación familiar.

Silvia estudió, llegó a tercer año de UTU y, hasta que tuvo a Luciana, trabajaba en una casa de familia. Su plan es volver a trabajar una vez que logre ingresar a Luciana a un Centro CAIF y, quizás, incluso continuar sus estudios. Estos planes son parte del proceso de cierre de la intervención de UCC, durante la cual se genera un vínculo muy estrecho entre el equipo y las familias.

“Cuando llega al barrio Esmeralda de Uruguay Crece Contigo, la siguen hasta la luna”, bromea Silvia. Y concluye “los voy a extrañar”, porque sabe que a partir de ahora el resto del camino es por su cuenta.